"Que nos pidan perdón no nos devuelve a nuestro hijo", dijo la mamá de Fernando Báez Sosa

Argentina 17 de enero de 2023 Por Walter Alfaro
Los padres del joven asesinado en Villa Gesell en 2020 aseguraron que prefieren estar lejos de los acusados. Además, revelaron que los órganos de su hijo estaban tan golpeados que no pudieron ser donados.
63c023e908d34_1200

Graciela Sosa, la mamá de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado en Villa Gesell en 2020, dijo hoy que "aunque los acusados pidan perdón", no le van a devolver a su hijo, y contó que en el momento en el que declaró el acusado Ciro Pertossi debió retirarse de la sala porque se descompuso.

"En ningún momento los imputados nos dijeron nada. Preferimos estar bien lejos de ellos. Que nos pidan perdón no nos devuelve a nuestro hijo", aseguró la mujer al retirarse este martes de los Tribunales de Dolores.

Al finalizar la decimosegunda audiencia del juicio por el crimen, su esposo, Silvino Báez, agregó: "Le digo a la sociedad que Fernando es la única víctima, le rompieron la cabeza".

Sobre las declaraciones que brindaron hoy los imputados Máximo Thomsen y Ciro Pertossi, los padres de Fernando indicaron que no tenían palabras al respecto. "Sin palabras. Para la Justicia no sé qué será, pero a mí no me causó nada", opinó Silvino.

Por su parte, Graciela aseguró a los medios presentes en Dolores que, cuando llegó el turno de Pertossi, tuvo que retirarse de la sala porque se descompuso.

"Solamente se me presenta el momento de todas las cosas vividas desde el día que recibí la peor noticia. Quiero decirle al país que la única víctima se llama Fernando José Báez Sosa. Que decidió ir de viaje a pasar sus vacaciones y me lo devolvieron en un cajón bien cerrado. Le rompieron todos sus órganos de tanta patada que le dieron", expresó conmovida la mujer.

Silvino reveló que Fernando estaba anotado para donar sus órganos, lo hizo "antes de terminar la secundaria". Sin embargo, "por los golpes y las patadas que le dieron no pudo" hacerlo, contó.

Por otro lado, la madre de Fernando evitó hacer comentarios sobre el testimonio de ayer de Máximo Thomsen y negó haber recibido una carta de Juan Ignacio Guarino, uno de los rugbiers sobreseídos en la causa.

Finalmente, Graciela hizo referencia al encuentro interreligioso previsto para mañana por el tercer aniversario de la muerte de su hijo. "Esperemos que mañana sea tranquilo, con fuerzas. Va a ser un día muy doloroso para nosotros. Mañana es un día de mucho dolor para nosotros. Queremos convertir ese dolor en ayuda", concluyó.

 

Walter Alfaro

Periodista. Editor. Invesigador en Diario El Portico. Paparazzi.

Te puede interesar