La Quiaca: tiene 16 años, inventó un intento de secuestro y puso en alerta a toda la ciudad

Policiales 11 de mayo de 2022 Por Redacción El Pórtico
La joven mintió para cubrir que en realidad le robaron el celular en un boliche al que supuestamente había ido sin permiso. La hermana mayor fue imputada por encubrimiento y otros dos sujetos por el robo del dispositivo.
329

La investigación por un supuesto intento de secuestro de una joven de 16 años en La Quiaca dio un giro inesperado. El caso había puesto en alerta a toda la ciudad pero finalmente se conoció que se trataba de una historia inventada.

Tras un arduo trabajo de la Brigada de Investigaciones de la ciudad fronteriza, se pudo dar cuenta de que una denuncia por un presunto intento de secuestro en realidad se trataba de una mentira de una menor de edad para cubrir que le habían robado su celular en la puerta de un boliche al que supuestamente había asistido sin el permiso de sus padres.

Por el hecho, el fiscal que lleva adelante la investigación, imputó por encubrimiento a la hermana de la menor, que sabiendo que se trataba de una mentira, instó a la madre para que radicara la denuncia penal por intento de secuestro.

Además, imputó por robo al hombre que sustrajo el celular y por encubrimiento a otro sujeto que compró el dispositivo y en un primer momento negó tenerlo en su posesión. Finalmente, el teléfono pudo ser recuperado.

La investigación inició cuando el lunes 2 de mayo, la madre de la joven radicó la denuncia en la Brigada de Investigaciones por supuesto intento de secuestro.

En la misma se señalaba que dos sujetos a bordo de una camioneta Ford Ranger doble cabina habían intentado secuestrar a su hija sobre la calle Rivadavia, a la altura del polideportivo del barrio Usina de la ciudad de La Quiaca. Como no pudieron lograr su cometido, le robaron el celular y se dieron a la fuga.

A partir de lo relatado por la mujer, personal de la Brigada inició una investigación para tratar de encontrar la camioneta e identificar a los presuntos secuestradores.

Sin embargo, a medida que avanzaba la investigación, la historia iba perdiendo credibilidad. Había incongruencias y datos que no cerraban. Finalmente los detectives pudieron determinar que en realidad el intento de secuestro nunca ocurrió.

La joven había inventado la historia para que sus padres no supieran que en la madrugada del 1ro de mayo un sujeto la abordó y le robó el celular en la puerta de un boliche al que había ido sin permiso.

La hermana mayor de la protagonista, de 20 años de edad, sabía que se trataba de una mentira pero aún así instó a la madre a que radicara la denuncia penal por intento de secuestro.

El fiscal Fernando Alancay, a través del ayudante fiscal Luis Cavanna imputó a la hermana de la protagonista por encubrimiento e imputó por robo al responsable de haber sustraído el celular. Además imputó por encubrimiento al sujeto que compró el dispositivo robado. La causa ahora está en manos de la fiscalía que determinará cómo continuarán las acusaciones.

Te puede interesar