La cumbre entre Gerardo Morales y Patricia Bullrich tras los cruces

Política 19 de enero de 2022 Por Redacción El Pórtico
El presidente de la UCR y la titular de Pro mantuvieron un encuentro tras la reunión de la mesa nacional y acercaron posiciones
26UYEIXGAVH6THA62PBM2XCGLU

Tras el cruce de acusaciones por el diálogo con Alberto Fernández por la deuda, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, y la titular de Pro, Patricia Bullrich, recuperaron la sintonía: el presidente de la UCR y la exministra de Seguridad se reunieron hoy en la sede del comité nacional del radicalismo y limaron asperezas.

“Fue una muy buena reunión”, dijeron desde ambos campamentos. Morales y Bullrich se vieron las caras luego de la discusión que mantuvieron hace dos semanas en una reunión de la mesa nacional de Juntos por el Cambio en el que debatieron la postura del espacio ante la convocatoria de Martín Guzmán a los gobernadores de la oposición para informarlos sobre el estado de la negociación con el Fondo Monetario Internacional.

Bullrich asistió acompañada por el diputado nacional Gerardo Milman, su principal armador, mientras que Morales estuvo escoltado por Guillermo Hoerth, uno de sus colaboradores más estrechos.

El cónclave se extendió durante más de una hora. Charlaron sobre “los proyectos de desarrollo y producción laboral para la Argentina” y repasaron iniciativas vinculadas con la producción, la energía y la seguridad. Luego, analizaron el armado territorial de JxC en todo el país y coincidieron en la necesidad de que el espacio tenga candidatos en todo el país. Tanto Morales como Bullrich aspiran a competir por la presidencia en 2023.

EX2NYF54EFCUDPAV7WUVETFYC4

Ambos acordaron darle “una dinámica propositiva” a la coalición opositora. “Debemos tener otro esquema de trabajo, necesitamos más iniciativa”, señalaron fuentes de la UCR. También concordaron en avanzar con el armado de un local de JxC en la Capital, futura sede de encuentros de la mesa nacional de la fuerza.

En un tramo de la reunión, Bullrich y Milman le aclararon a Morales su vínculo con el libertario Javier Milei.

Apenas asumió como jefe del radicalismo, Morales les avisó a sus socios en la coalición opositora que Milei, a quien Bullrich y Mauricio Macri pretenden sumar a JxC con miras a las elecciones de 2023, era un “límite”. La titular de Pro y el diputado le explicaron a Morales que la eventual incorporación del economista le permitiría al conglomerado opositor evitar una fuga de votos por derecha.

El cacique radical, en cambio, considera que JxC debe consolidarse como una coalición de centro e incorporar a más sectores del peronismo que no comulgan con el kirchnerismo. Su vínculo personal con Sergio Massa genera resquemor entre los “halcones” y los radicales díscolos, que lidera Martín Lousteau. Pero Morales, como varios referentes de Pro, mira a otros dirigentes del PJ, como el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti. Bullrich y los socios de JxC en Córdoba rechazan de plano una alianza con el “Gringo”. De hecho, Larreta, de buen vínculo con Schiaretti, pondera la performance electoral de Luis Juez y Rodrigo de Loredo.

Morales había tensionado su vínculo con Bullrich luego de que se refiriera a le deuda que contrajo Macri en 2018. Al defender su apertura al diálogo con el Gobierno por la negociación con el FMI, dijo que JxC debía escuchar a Guzmán porque el préstamo había sido otorgado a la administración de Cambiemos. Sus expresiones generaron la reacción de Fernando Iglesias y Waldo Wollf, entre otros referentes de los “halcones”. “Me tiene harto el vice de Lavagna”, bramó Iglesias en Twitter. Enseguida, Morales salió a defenderse: ratificó que la oposición debía dialogar con el oficialismo por la deuda y lanzó: “Hay algunos de mi espacio que quiere que explote todo en marzo”.

Después de la tensión con los “halcones”, el jujeño se reunió con el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, uno de los máximos referentes del ala moderada de JxC. Desde hace meses, Morales venía esmerilando la figura de Larreta, su principal contrincante en la pelea por la presidencia. Incluso, el gobernador de Jujuy había coqueteado con una fórmula conjunta con Bullrich en 2023 durante la campaña electoral. Cuando hablaba de la titular de Pro, el mandatario decía que había sido la “mejor ministra” de Macri.

Atentos a la jugada de Larreta, Bullrich y Milman se reunieron con el titular de la UCR para limar asperezas y sellar la paz. “Nuestros amigos lo empujaron a una foto con Larreta. Ahora lo recuperamos para este lado”, dicen en la cima de Pro.

Desde que fue ungido como presidente de la UCR, Morales busca darle otra impronta al centenario partido. Quienes lo frecuentan aseguran que el gobernador de Jujuy pateó el tablero de JxC y se puso al frente de la negociación con el Gobierno por el acuerdo con el FMI porque entiende que la Argentina lidia con problemas urgentes que debe abordar de inmediato. Está convencido de que la UCR tiene estructura y armas para pelear por el liderazgo de la principal coalición opositora y plantar un candidato competitivo a la presidencia en 2023. Sus armadores dicen que su postura en el tema FMI se inscribe en ese marco.

Morales sospecha que los “halcones” y sectores más duros de Pro empujan a Larreta a endurecer su postura con el Gobierno. Filosos, sus colaboradores recuerdan que el alcalde supo mantener un vínculo cercano con Fernández hasta que le quitaron los fondos de coparticipación.

Morales cree que el país debe cerrar sí o sí un acuerdo con el FMI por la deuda y considera que debe haber diálogo entre el oficialismo y la oposición, para dar “soluciones” a la ciudadanía y evitar que irrumpan los extremistas. Por esa razón, está dispuesto a confrontar con Macri, Bullrich o Larreta. También sospecha que Macri tensa el vínculo con el Gobierno porque especula con un eventual regreso al poder en 2023.

Te puede interesar