Lanús pasó de ronda en la Copa Argentina ante Real Pilar por errores del árbitro

Deportes 24 de febrero de 2021 Por Walter Alfaro
Con goles de José Sand, de penal, Franco Orozco y Orsini, el Granate venció al Monarca en Sarandí. Diego Crego, luego de una gran jugada colectiva, había marcado para los dirigidos por Marcogiuseppe.
9YsTlXvUn_1256x620__1
José Sand fue importante para que Lanús pase de ronda. (foto: Foto Baires)

Ya no causa el mismo efecto sorpresa como en otros años que un equipo de dos o tres categorías menores ponga en aprietos a uno de Primera.

La Copa Argentina tiene, en su galería, varios de esas situaciones que ofrece un fútbol cada vez más parejo. Real Pilar, conjunto de la Primera C, supo complicarle la vida a Lanús en el primer tiempo. Le dio batalla y hasta lo superó. Pero como también ocurre entre equipos de diferentes divisiones, con el paso de los minutos los más débiles sienten el desgaste y se van deshilachando.

Eso le ocurrió a los de Pilar: después de ir 1-0 arriba, el gol de Franco Orozco fue un golpe del que no se pudo recuperar y sobre el cual machacó Orsini para liquidar el encuentro. Pero de nuevo, más allá del resultado, la pelota le dio la espalda a la billetera.

Lanús, el del mayor presupuesto y potencial, durante gran parte del desarrolló, jugó de mal a muy mal. Acaso le pesó la presión de ser el actor con más obligación de ganar. Encontró la llave del triunfo cuando se juntaron sus jugadores de más jerarquía, entre ellos Pepe Sand y Lautaro Acosta, más la presencia de Belmonte en el medio.

Los tres goles que metió el Grana no deben confundirlo. Y debe agradecer que Matías Pérez no recibió la roja que merecía (sólo le sacaron amarilla) por un planchazo, acción que puso nervioso a Real Pilar y fue parte de un quiebre en su contra.

Lanús fue una sombra en la etapa inicial. Monótono, previsible, no encontraba la manera de penetrar un rival ordenado en su campo, con dos líneas de cuatro juntas, dinámica y mucha solidaridad en la recuperación. El equipo de Zubeldía, además, no lastimaba con desequilibrio individual. Real Pilar se fue animando cada vez más y empezó a soltarse en sus ataques, con triangulaciones interesantes y jugadores que ganaban en confianza.

Se le derrumbó en la parte final al equipo de Marcogiuseppe, que no pudo dar la nota como cuando eliminó a Vélez y Belgrano en la Copa Argentina 2019. Aunque lo suyo fue muy loable. Y Lanús lo padeció.

Walter Alfaro

Periodista. Editor. Invesigador en Diario El Portico. Paparazzi.

Te puede interesar