SOCIEDAD

CRISIS EDUCATIVA

Preocupación: ¿Podría desaparecer el Instituto Hellen Keller?

Ciertos indicios alertaron a la comunidad educativa en torno al futuro de los jóvenes que la institución contiene y asiste.

Preocupación: ¿Podría desaparecer el Instituto Hellen Keller?

Tras dos semanas de conflicto entre el gobierno de la provincia y padres de alumnos acampando en la vereda del Instituto Helen Keller (IHK) en protesta por el traslado de la Escuela Provincial de Teatro “Tito Guerra” a las instalaciones del barrio Sargento Cabral, tomaron fuerza algunos indicios que permitirían avizorar un eventual vaciamiento y desmantelamiento de la institución para sordos impulsado por el Gobierno de la Provincia.

Por un lado, está el hecho de que hace ya dos años que el IHK no inscribe a nuevos alumnos para el ingreso a clases lo cual es un dato que preocupa tanto a padres como docentes y por otra parte entre los cambios estructurales que el Gobierno busca imponer en la educación provincial permitiría que el Estado devuelva los terrenos que en su momento fueron donados para la construcción de instituciones como la ya mencionada.

Siendo este el escenario hay que recordar que en el año 1982, Alfonso Guillermo Luis Calsina, tío de la ministra Isolda Calsina, donó el terreno sobre el que se encuentra construido hoy en día el IHK, explicitando que tal emplazamiento debería ser dedicado exclusivamente para el uso del establecimiento educativo para niños hipoacúsicos, indicando además que su uso en cualquier otro tipo de actividades anularía dicha donación y permitiría a los herederos reclamar el inmueble para sí.

Al día de hoy la Ministra de Educación Isolda Calsina mantiene estancado el diálogo con los padres de la institución educativa sosteniendo su decisión de que compartan las aulas con los estudiantes de la escuela de teatro lo cual a priori alerta a los especialistas que sostienen que los niños sordos requieren de entornos tranquilos para poder desarrollar eficientemente sus tareas escolares.