POLICIALES

MARCHEN PRESO

Cayó una banda dedicada a la trata de personas

Los investigadores creen que la banda realizó más de 300 operaciones ilegales y cobraban mil dólares a cada persona.

.
.

10 allanamientos simultáneos se produjeron el viernes pasado tanto en Salta y Jujuy donde intervinieron cien efectivos policiales pertenecientes a la División Trata de Personas de la Policía de Salta.

El saldo del procedimiento fue la detención de 4 miembros de la banda, entre ellos los principales cabecillas, se secuestraron cuatro vehículos usados por la organización y gran cantidad de dinero en moneda nacional y extranjera que fue valuado en más de un millón y medio de pesos, además de documentación y registros que sirven a la causa.

De esta manera se logró desarticular a una banda criminal que se dedicaba al tráfico ilegal de personas, les facilitaban documentación falsa, ingreso al país, y se encargaban de la logística que requería distribuirlos en distintas provincias del país.

La organización, según confiaron fuentes confiables a El Tribuno de Jujuy, tenía vinculaciones internacionales y base de operaciones en las dos provincias norteñas. Los investigadores creen que la banda "transó" más de 300 operaciones ilegales, por las que cobraron importantes sumas de dinero en dólares.

Para lograr su cometido, el grupo de delincuentes operaba en Jujuy recibiendo a inmigrantes de nacionalidad china que llegaban de Bolivia hasta ciudad fronteriza de La Quiaca, los hacían ingresar de forma ilegal al país con documentación y permisos apócrifos de Migraciones.

En los últimos 10 meses la banda delictiva realizó al menos 300 operaciones, cobrando por cada una mil dólares, el trabajo de investigación llevó varios meses, y se hizo con apoyo del soporte tecnológico de la Unidad de Análisis Criminal del Ministerio de Seguridad de la Provincia, además de los recursos logísticos y operativos de la Policía, todo fue supervisado por la Fiscalía Federal Nº 1, y el Juzgado Federal que dirigió la investigación.

Sobre los antecedentes

Los primeros hechos de esta modalidad actual de trata, según los registros judiciales, en la frontera norte de Jujuy comenzaron a sucederse con frecuencia desde el año 2004.

En ese año un total de catorce ciudadanos chinos que habían entrado ilegalmente a la Argentina, fueron detenidos por la Gendarmería durante un control de tránsito de rutina en una ruta cercana al límite internacional con Bolivia.

Las detenciones ocurrieron en la ruta nacional Nº 40, a pocos kilómetros de La Quiaca, en ese lugar se interceptó una camioneta que transportaba en su caja a los catorce ciudadanos chinos, quienes habían ingresado de manera irregular.

Además, fueron detenidos dos argentinos que iban como chofer y acompañante en la cabina.

Se estima en 100 mil pesos el precio por llevar a una persona indocumentada de nacionalidad china desde Villazón (Bolivia), pasando por La Quiaca, hacia Capital Federal.

Los mismos expedientes judiciales demuestran que actualmente operan grupos que se encargan de pasar por la frontera, por pasos no habilitados a ciudadanos chinos, pero anteriormente el "negocio" eran senegaleses y antes colombianos.

El paso La Quiaca-Villazón es uno de los de mayor tráfico migratorio del noroeste argentino, el año pasado circularon más de un millón de personas según datos de la Dirección de Migraciones.

"Tour turístico"

Cuando los ciudadanos Chinos son detenidos por las fuerzas de seguridad provincial y nacional dentro de territorio jujeño, utilizan un mismo ardid para justificar su presencia en nuestro país.

Dijeron ser turistas, la ruta de viaje siempre es la misma llegan hasta Perú, desde allí pasan a Bolivia para luego ser "pasadas" hacia Argentina por personas que se dedican a esa actividad.

El viaje hacia territorio argentino se realiza por etapas, con cambios de vehículos y durmiendo en casas en muy malas condiciones higiénicas, precisaron fuentes confiables.

Las bandas u organizaciones facilitan la permanencia ilegal de los ciudadanos chinos en el territorio argentino que ingresaron por lugares no habilitados, aprovechando la situación irregular con el fin de obtener, en definitiva, un beneficio económico.