SOCIEDAD

FUNCIONO HASTA EL AÑO PASADO COMO BAR

Se derrumbó un cine histórico en Tucumán y hay al menos tres muertos: "La gente gritaba, tenía terror"

Está ubicado en pleno centro de la capital tucumana. En su interior se realizaban reformas. Buscan posibles víctimas atrapadas entre los escombros.

Se derrumbó un cine histórico en Tucumán y hay al menos tres muertos: "La gente gritaba, tenía terror"

Un viejo cine teatro ubicado en pleno centro de San Miguel de Tucumán, a menos de 50 metros de la plaza Independencia, se derrumbó esta noche, en momentos en que la capital tucumana mostraba gran actividad comercial. Son al menos tres los muertos y además hay un herido, según informó el fiscal Diego López Avila.

Se trata del cine y teatro Florencio Parravicini, cuyo escenario vio pasar a figuras trascendentes de la escena nacional y que con los años fue decayendo hasta cerrar para convertirse luego en un restorán de comida china. El edificio, con más de 90 años de antigüedad y sin funcionamiento en la actualidad, estaba siendo sometido a reformas. También fue un café con bowling, que funcionó hasta 2017.

El derrumbe ocurrió pasadas las 20.00, cuando la actividad comercial en la zona era intensa. Frente mismo al edifico caído hay un bar que se encontraba lleno. Una de las víctimas fatales tenía 55 años y aparentemente sería un peatón que circulaba en ese momento por la vereda del edificio.

Una cuadrilla de al menos 20 policías busca posibles personas atrapadas debajo de los escombros. Las primeras versiones del desplome apuntan a una fuga de gas. "¡Traigan palas!", clamaban algunos de los agentes, desesperados ante la posibilidad de hallar heridos.

El edificio, ubicado en 24 de septiembre al 500, fue inaugurado el 5 de julio de 1923 como "Grand Splendid Theatre". Era un cine moderno de estilo francés, con palcos, que marcó un antes y un después en la zona por su imponente belleza.

En 1971, el Splendid se transformó en el teatro Parravicini y luego tuvo una época en la que cual incorporó un ciclo de películas eróticas a su cartelera que generó muchísimo revuelo.

Con el emblemático Bar Molino renovado al frente, el Parravicini se convirtió en un bar con bowling que tampoco prosperó y cerró en 2017 sus puertas.

El ex Parravicini forma parte del inventario de edificios y sitios de valor patrimonial, en carácter de Componente del Patrimonio Arquitectónico de la Municipalidad de la capital tucumana. Por eso, la obra debía tener el visto bueno de Planeamiento, no sólo de Catastro. Desde esta noche, sólo quedan escombros.